Los hermanos Escámez, tenientes del alcalde del equipo de gobierno de Flor Almón, también han rechazado el cumplimiento de la Ley, al entender que se trata de asuntos del pasado y que su aplicación ocasionará muchas molestias a los motrileños y motrileñas.

La moción presentada por Izquierda Unida para la eliminación de elementos contrarios a la Memoria Histórica y Democrática de calles y edificios de Motril ha sido, finalmente, aprobada por la mayoría del pleno municipal que se compromete, de ese modo, con el cumplimiento de la legalidad vigente.

En relación con el acuerdo aprobado para que se tramite la inscripción del Castillo de Carchuna como lugar de Memoria de Andalucía, la alcaldesa de la ELA Carchuna Calahonda y concejala del Partido Popular, Concepción Abarca, ha advertido a voz en grito en la sesión plenaria que “la llave del Castillo la tengo yo”, dejando clara su manera de entender la gestión de los asuntos públicos y su posición contraria al cumplimiento de las leyes aprobadas por los representantes del pueblo andaluz en las instituciones democráticas de las que se han dotado.

Christian Linares ha agradecido el apoyo mayoritario del Pleno, lamentando que los hermanos Escámez consideren el cumplimiento de la ley como una molestia para los vecinos y vecinas de Motril, anteponiéndolo al dolor y a la dignidad de las familias de los motrileños y motrileñas asesinados por el franquismo que aún siguen desparecidos en fosas y cunetas, en nuestra ciudad y en toda Andalucía. Los acuerdos aprobados por el Pleno municipal han sido los siguientes:

  • Declarar institucionalmente, en consonancia con la Ley de Memoria Histórica y Democrática, que la República supuso para Andalucía el empeño de modernizar y hacer más justas sus arcaicas estructuras económicas, junto con el intento de superación del secular dominio ejercido por la oligarquía agraria, con el beneplácito de la jerarquía eclesiástica. Es imprescindible que no quede en el olvido el legado histórico de la Segunda República Española, como el antecedente más importante de nuestra actual experiencia democrática.
  • Desde los servicios municipales competentes se llevará cabo la elaboración un inventario exhaustivo de las denominaciones de vías públicas y de centros educativos, así como de simbología franquista que aún permanezcan en calles edificios e instalaciones de nuestra ciudad, adoptando las medidas necesarias para proceder a la retirada o eliminación de los elementos contrarios a la Memoria Democrática de Andalucía, de acuerdo con lo establecido en la Ley.
  • Contar con la colaboración, participación y asesoramiento de las Asociaciones Memorialistas de la comarca en estos cometidos relacionados con la aplicación de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía.
  • Asumir y dar su apoyo para su implementación a las Proposiciones no de ley aprobadas en el Parlamento de Andalucía relativas al reconocimiento de las víctimas de la Desbandá, a la inscripción del Castillo de Carchuna como Lugar de Memoria Democrática y la creación del sendero de “La Desbandá” en la antigua carretera Málaga-Almería.

Dejar respuesta