En las últimas semanas se han registrado casi 1.600 terremotos en la zona de Alborán. Solo  60 han sido sentidos por la población

0
146

 

El Instituto Geográfico Nacional ha publicado un informe sobre la serie sísmica que comenzó en el mar de Alborán el 21 de enero con un terremoto premonitor de una magnitud de 5.1 en la escala de Richter y cuatro días después el movimiento principal de 6.3 que fue sentido en el norte de África y el sur de la Península y ha generado más de 1.600 réplicas.

 Posteriormente, el día 31 de enero, se produjo un terremoto de magnitud 4,5 frente a la costa de Adra que fue sentido en una amplia zona de Andalucía oriental, con intensidad máxima de IV en las localidades de Adra, Motril, Pinos Genil y Roquetas de Mar. En total, en la zona de Alborán Norte y desde el día 26 de enero de 2016 se han calculado 21 terremotos. La réplica de mayor tamaño registrada hasta ahora ha sido de magnitud 3, siendo la última el día 23 de febrero con magnitud 1,8. Esta actividad no es descartable que pudiese estar relacionada tectónicamente con la del sur del mar de Alborán. El geólogo Fernando Alcalde concedió una entrevista para el programa de Telemotril, Panorama, donde aclaró algunos conceptos.

Desde el día 21 de enero de 2016 hasta la fecha de actualización de este informe, publicado el pasado viernes, se han calculado un total de 1.547 terremotos en la zona de Alborán Sur, de los cuales 60 han sido sentidos por la población.

SERIE HISTÓRICA

 

El Instituto Geográfico Nacional ha agradecido la participación de los habitantes que desde el inicio de la serie han rellenado más de 30.000 cuestionarios a través de la página web y aplicación móvil. En este sentido, el geólogo Fernando Alcalde recuerda que el tipo de roca que haya en cada zona sirve tanto para amplificar como para mitigar la percepción del terremoto.

 

El mar de Alborán se encuentra bordeado tanto al norte como al sur por las cordilleras de origen alpino de las Béticas y el Rif. Se trata de una compleja zona de contacto entre las placas euroasiática y africana. Debido al movimiento de la placa africana hacia el norte.