Música Sur encara la recta final del que ha sido el Festival más ambicioso de los últimos años tanto en duración como en la calidad de los artistas que han pasado por el escenario del motrileño Teatro Calderón de la Barca. Pero, a falta de tres días para que finalice, las sorpresas continúan, incluido un cambio de ubicación para el domingo.

A partir de este viernes le toca el turno al Cuarteto Diotima que llega a las tablas del teatro con un programa con obras maestras lates como el segundo cuarteto de Ligeti, lleno de precisión y ferocidad, y el ‘Rosamunda’ de Schubert. Será, como cada noche a partir de las 21,00 horas y, como el resto de la semana, se podrá disfrutar de los mejores músicos de cámara del momento por sólo 7 euros la entrada.

Fue el pianista Alfred Brendel quien recomendó de manera personal este grupo a Música Sur para que lo incluyera en el programa y, como no podía ser de otro modo, deslumbrante fue la actuación del Cuarteto Eliot en la noche del jueves que, además de tocar a reconocidos compositores como Mozart o Beethoven presentaron en Motril la pieza de Karol Szymanowski que los ha hecho merecedores del primer premio del Concurso que lleva el nombre de este compositor en Polonia. El público respondió y se rozó el lleno en el Teatro donde, además y por primera vez a lo largo de toda la semana, el Cuarteto tuvo que hacer un ‘bis’ a petición de los asistentes.

UN AMBICIOSO FIN DE SEMANA

Música Sur se presentaba este 2018 con una extensión de nueve días de los que ya han empezado la cuenta atrás. A Diotima, que actúa el viernes, se suman el sábado Joan Enric Lluna (clarinete), María Rubio (trompa), David Tomás (fagot) y Luis Cabrera (contrabajo). Juntos interpretarán el Octeto de Schubert, sin duda un más que recomendable plan de sábado que se convertirá, sin duda, en uno de los hitos de la historia de Música Sur.

El domingo habrá doble sesión y cambio de ubicación. El Almacén del Azúcar de la Fábrica del Pilar ha sido el lugar elegido para, a las 12.00 horas deleitarse con la ‘pegadiza’ ‘Trucha’ de Schubert. Cabe resaltar, aunque está fuera de la organización del festival, que el Restaurante Museo del Azúcar, situado en el mismo recinto fabril, preparará algunas tapas elaboradas con este mismo pez, la trucha, para completar una muy especial matiné de domingo.

La clausura llegará a las 21.00 de la mano del pianista y director artístico del festival Juan Carlos Garvayo que, junto con Kerson Leong al violín tocarán piezas de Brahms, Debussy y Beethoven.

Sin duda una recta final, un fin de semana que hay que aprovechar porque no se volverá a vivir en Motril en mucho tiempo.

Dejar respuesta