La Junta de Andalucía plantea eliminar varias líneas de acceso al primer curso de educación infantil por la baja de natalidad

0
108

 

La Junta de Andalucía plantea eliminar varias líneas de acceso al primer curso de educación infantil por el descenso de la natalidad en la región. La delegación de educación resalta que mientras en grandes municipios como la capital o Motril ese descenso supera la ratio de 25 alumnos por clase, mientras que en otros municipios no llega a la mitad de ese límite por lo que quiere adaptar la oferta de plazas a las necesidades de cada zona.

La polémica está servida y las asociaciones de madres y padres de alumnos analizan en sus asambleas la incidencia de los planes anunciados por la Consejería de Educación para eliminar algunas líneas de Infantil en los centros con menos demanda. La educación infantil va de los tres a los seis años y se trata de un periodo donde por Ley no es obligatorio la escolarización de los alumnos, como sí ocurre desde los 6 hasta los 16 años con la educación Primaria y Secundaria.

Así, la Junta de Andalucía tiene previsto cerrar entre nueve y diez clases de tres años de educación Infantil para el curso 2016/2017. La delegación territorial de Educación ofrece 11.575 plazas en los colegios públicos de la provincia para el nuevo año escolar, lo que supone 225 menos que el curso anterior y las zonas más afectadas serían Granada, Loja, Motril, Almuñécar, Dúrcal y Salobreña son las afectadas.

Educación ha afirmado que el ajuste se produce teniendo en cuenta el descenso de nacimientos que hay entre 2012 y 2013 que son los alumnos que se incorporarían ahora a la enseñanza infantil. Los municipios que han registrado un mayor descenso, serían los más afectados.

En el caso de la costa y según las asociaciones de padres y madres así como los sindicatos los centros afectados serían en Motril el Garvayo Dinelli que perdería una clase para los niños de tres años, en Salobreña los colegios Juan Ramón Jiménez y Mayor Zaragoza; en Almuñécar en los centros escolares Santa Cruz y Río Verde. Todo ello afecta a los alumnos que entran este año, no a los que ya hay cursando sus estudios.

Por su parte, los sindicatos recuerdan que esta medida no responde en realidad al descenso de la natalidad sino a recortes en materia de Educación, mientras que las asociaciones de Madres y Padres de Alumnos lamentan que estos recortes suponen además perder profesorado y en algunos casos que los hermanos de distintas edades no pudieran entrar en el mismo centro con el consiguiente problema que supondría en cada familia a la hora de llevar a los niños y recogerlos