Gran victoria del Eneluz Motril ante el Benahavis

0
125

 

Corazón, pundonor, concentración y equipo, mucho equipo. Esa fue la clave para que los de Eugenio Llera doblegasen a un rival superior en el pabellón motrileño. Como no podía ser de otra forma con final ajustado y casi de infarto por la emocionante gesta lograda por el Eneluz, que sigue soñando con la fase de ascenso.

Desde el comienzo los de casa comenzaron a sembrar, granito a granito lo que sería un trepidante partido, basado en la defensa y en el corazón de un equipo que demostró que ante la adversidad se muestra más unido que nunca. LLera supo administrar su corto banquillo, rotando desde el inicio, a sabiendas de que había que llegar al final con las fuerzas necesarias, de ahí que el movimiento de banquillo fuese continuo en todas sus lineas. Y el protagonismo así repartido para todos, por que si en un principio brillaron, Parejo, Huerta o Teo, más tarde serían los demás pivots o la entrada de Pablo (tocado de su tobillo) lo que daría el desnivel a la balanza. Y es que todos estuvieron bien, cada uno en su momento.

Mientras tanto el poder físico de los internacionales visitantes se hacía notar, sobretodo en las figuras de Kelly o Williams, que estuvieron muy bien conducidos por Neyrat. El equipo de Rafa Gómez, jugó a impulsos, los que les dejó el Eneluz Motril, que estuvo prácticamente siempre por encima en el marcador aunque con corta distancia.

Al descanso se llegó con un ajustado marcador de empate a 36 puntos, que reflejaba, la igualdad y las fuertes defensas de ambos equipos.

La clave pudo estar en el final del tercer cuarto, que con un parcial de 9-1, justo cuando los visitantes parecían levantar cabeza, conseguimos darle un zas en toda la boca, para irnos al descanso con un 57-50. Lo que nos hizo encarar el ultimo cuarto con esta ventaja. Supimos mantenerla y agrandarla hasta los once puntos, pero a falta de pocos minutos nuestros hombres altos fueron cayendo. Primero Teo, después Emilio y mas tarde Joseki, esto lo hizo más difícil pero aún así se aguantó. Ellos no estuvieron muy acertados en lanzamientos libres, y sus  precipitaciones en los instantes finales nos vinieron bien.

Al final ventaja de cuatro, (67-63) con un tiro de Serrano que les desequilibró la propuesta de jugarse el ultimo triple. Una victoria merecida y trabajada desde la inteligencia del preparador motrileño que supo de darle a su equipo la motivación y el equilibrio necesario para mantener la intensidad durante todo el partido.

Parciales 15-14, 36-36, 57-50, 67-63.

_20160221_151151