EL Presidente del Puerto considera un agravio la falta de inspectores

0
67

 

El Presidente de la Autoridad Portuaria de Motril , Francisco Álvarez de la Chica,   considera que la falta de dotación de personal para el  Punto de Inspección de  productos de origen no animal con el que se cuenta en dársena  motrileña  provoca una “discriminación objetiva” hacia el Puerto y su desarrollo,

Una acción que  se une al que ha considerado “ agravio”  por el hecho de dejar, el pasado año,  a la naviera Armas fuera del concurso público de ayudas para la conexión con Melilla, a pesar de que ha transportado más de 1,5 millones de pasajeros desde su implantación.

El máximo responsable de la dársena granadina critica que mientras el puerto ha conseguido que se fije en Motril una de las principales navieras de Europa en su sector, “la Administración del Estado no ha sido capaz de leer la realidad y adaptar los servicios de inspección para que aquí se presten con garantía y seguridad”.

De la Chica ha descargado la responsabilidad del futuro de la línea sobre aquellos que “no han actuado o lo han hecho de forma lenta y lamentable”, por lo que se pregunta si hay intereses para que el Puerto de Motril no crezca.

Al tiempo que el Presidente de la Autoridad Portuaria ponía el foco de sus críticas en los diferentes Ministerios del Gobierno de España que no facilitan las inspecciones sanitarias a las mercancías que llegan a Motril, subrayaba la “colaboración leal” con la Agencia Tributaria. “Desde que vengo insistiendo en esta necesidad, su responsable provincial está poniendo todos los medios y está intentando, aunque a veces escape a sus competencias, que se extiendan los horarios del servicio de Aduana”.

Francisco Álvarez de la Chica,  ha mostrado  documentación que confirmaría que desde hace años se vienen demandando esos servicios.  Concretamente, en julio de 2012, coincidiendo con la apertura de la conexión marítima con Alhucemas, y más recientemente, en octubre del pasado año, cuando se supo que la naviera FRS tenía intención de establecerse en Motril, con una rotación diaria a Tánger.  El escrito iba dirigido a la Subdelegación del Gobierno en la provincia de Granada y se solicitaba “la apertura oficial de los servicios de inspección de Sanidad Exterior y Vegetal y SOIVRE los fines de Semana y festivos, inicialmente en horario de mañana, para garantizar la competitividad y, por tanto, el futuro de la línea”.

En el mismo escrito se indicaba que  “sin este requisito, la naviera no podrá desarrollar su actividad y se verá obligada a abandonar el Puerto de Motril