El Pleno del Ayuntamiento de Motril ha aprobado el borrador del Convenio Marco para la reordenación de la Plaza de la Tenería dentro del programa ‘Ciudad Amable’. Además, se ha ratificado establecer la prórroga de control cautelar de edificios de más de cien años aprobado en la sesión plenaria de mayo del año pasado y se ha dado conocimiento de la liquidación del Presupuesto del 2017.

            El teniente de alcalde responsable de Urbanismo y Obras Públicas, Antonio Escámez, ha explicado que la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía tiene, entre sus líneas de actuación, el Programa Regional de Espacios Públicos (PREP) mediante el cual cooperan con los Ayuntamientos en la intervención de espacios públicos de especial relevancia en la ciudad, ya sea por la importancia del mismo, su utilización o los servicios de los que dispone.

            “Dentro de dicho programa se desarrolla también ‘Ciudad Amable’, iniciativa que tiene entre sus objetivos la habitabilidad urbana, la movilidad sostenible, la mejora de los espacios públicos y que el peatón gane espacio al coche. En la reordenación de la Plaza de la Tenería que propone el Ayuntamiento se dan lugar esos requisitos”, ha indicado Escámez quién ha recordado que la actuación en este espacio consiste en la adecuación del entorno del Mercado municipal favoreciendo la movilidad peatonal y posibilitando la extensión del mercado al aire libre.

            El teniente de alcalde ha resaltado que esta remodelación, de la que la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía aporta el 60% y el Ayuntamiento de Motril el 40%, supone transformar la imagen de este espacio y revitalizar el Mercado municipal.

            “Formar parte del PREP establece que las actuaciones seleccionadas se desarrollarán en dos fases sucesivas: una de incorporación y otra de ejecución a través de un Convenio. La aprobación de este borrador va a servir para ratificar la inclusión de esta importantísima actuación para la ciudad en el programa ‘Ciudad Amable’, y comenzar con la realización de acciones preparatorias de un proyecto que, esperamos, pueden disfrutar todos los motrileños y motrileñas en los próximos años”, ha manifestado Antonio Escámez.

            Por otro lado, se ha dado conocimiento de la liquidación del Presupuesto del 2017. El teniente de alcalde responsable de Economía y Hacienda, Francisco Sánchez-Cantalejo, ha calificado los resultados del ejercicio pasado como “muy positivos” aunque ha remarcado que todavía queda mucho trabajo por delante “ya que la deuda que encontramos al llegar era muy elevada”.

“Estamos en la senda adecuada para acabar con ella. Todavía no podemos hablar de ahorro, porque se debe bastante y estos resultados positivos se tienen que aplicar en el pago para que no aumenten los intereses, pero estamos recortando las deudas existentes con el objetivo de que, por fin, en un par de años, el ahorro pueda invertirse en maquinaria, limpieza, mantenimiento, crear empleo, y todas aquellas cosas que los ciudadanos y ciudadanas nos reclaman”, ha manifestado Sánchez-Cantalejo.

El teniente de alcalde ha hecho hincapié en que, cada vez, se está pagando a mayor ritmo a proveedores. “Queremos ser tajantes en este aspecto. No vamos a permitir que vuelva a suceder lo que hace años. Queremos que ahora, contratar con el Ayuntamiento sea motivo de alivio y no de preocupación”, ha destacado.

            “En total, si se suman todas las deudas que tenía el Consistorio al principio de nuestra legislatura serían de 68.000.000€ aproximadamente, y a día de hoy, en abril de 2018, está en 32.200.000€, bastante menos de la mitad de cómo nos la encontramos”, ha concluido Sánchez-Cantalejo.

Ratificado el establecimiento de la prórroga del control cautelar de edificios de más de cien años

            El teniente de alcalde responsable de Urbanismo y Obras Públicas ha recordado que, en la sesión plenaria celebrada en mayo del pasado año, se acordó establecer un control cautelar, por plazo de un año, para todas las edificaciones de todo el término municipal cuya antigüedad fuera igual o superior a 100 años.

            Escámez ha hecho hincapié en que este control consiste en la obligación de someter las licencias que se soliciten al Pleno municipal para dilucidar el interés público o no de la conservación e incorporación al catálogo, previa valoración técnica de la actuación, en caso de demolición.

“Por ello, hemos decidido establecer un nuevo plazo de un año de control cautelar para todas las edificaciones con 100 ó más años. Mientras, los servicios técnicos municipales van a estudiar los mecanismos y alternativas posibles para la efectiva protección de los edificios que pudieran catalogarse de interés público”, ha añadido.

Motril ya es una Ciudad Cero

Además, Servicios Sociales ha llevado al Pleno una moción que fue secundada por todos los grupos políticos para el reconocimiento de Motril como Ciudad Cero, un lugar dónde nadie parte con desventaja.

El concejal, Gregorio Morales, ha indicado que esta iniciativa forma parte de una de las Campañas de la Fundación Secretariado Gitano, una entidad social intercultural sin ánimo de lucro que comenzó su actividad en los años 60 y presta servicios para el desarrollo de la comunidad gitana en España y en el ámbito europeo.

“Su misión es la promoción integral desde la atención a la diversidad cultural, poniendo en marcha las medidas necesarias para reducir las desigualdades sociales, combatir la discriminación además de favorecer la participación activa de todas las personas en los diferentes ámbitos de nuestra sociedad”, ha remarcado el edil de Servicios Sociales.

Decálogo de la Ciudad Cero

  1. Una Ciudad Cero es aquella donde nadie parte con desventaja porque todo el mundo tiene las mismas oportunidades, sin importar su etnia, género, orientación sexual, nacionalidad o religión.
  2. Las leyes de una Ciudad Cero protegen a los ciudadanos y ciudadanas, y garantizan la igualdad de todas las personas.
  3. Sus instituciones son inclusivas y trabajan para que todas las personas tengan los mismos derechos y obligaciones.
  4.  Sus gobernantes son sensibles a las injusticias, y sus políticas fomentan la igualdad.
  5. En una Ciudad Cero los medios de comunicación ofrecen una imagen justa de todos los ciudadanos y las redes sociales rechazan los discursos de odio.
  6. Las empresas de una Ciudad Cero valoran a sus trabajadores por sus competencias y su formación, y no por su etnia, género o características personales.
  7.  Sus colegios y centros educativos se enriquecen con la diversidad y fomentan el respeto entre todo el alumnado.
  8.  En una Ciudad Cero la vivienda es un derecho, y los prejuicios no impiden que ningún ciudadano acceda a ella.
  9. En los comercios y lugares de ocio de una Ciudad Cero todo el mundo es bienvenido, y nadie es tratado con humillación, sospecha o rechazo.
  10. Los ciudadanos de una Ciudad Cero están orgullosos de su diversidad y son respetuosos con los demás, porque estos valores contribuyen a su bienestar y felicidad

Dejar respuesta